Llego al funeral de su amigo vestido de mujer, cuando descubrieron por que todos lloraron…

¨Los amigos son ángeles que nos ayudan a volar, cuando nuestras alas se han olvidado de cómo hacerlo.¨

La familia de Elliot se encontraba reunida en el cementerio para darle el último adiós, sollozos se escuchaban por todos lados, su madre lloraba desconsoladamente, todos recordaban al joven feliz y alegre que siempre fue.

Anuncios

Y en medio de tanta tristeza y recuerdos que llovían, apareció Berry, el mejor amigo de Elliot; la sorpresa fue que lucía un extravagante vestido amarillo y unas medias rosas que nadie podía dejar de ver y preguntarse a que se debía dicho atuendo.

Era evidente que a todos los desagradaba tal escena, sin embargo, el semblante de todos cambió, cuando Berry explicó lo que estaba ocurriendo, familiares y amigos no pudieron evitar derramar más lágrimas.

Elliot y Berry se conocieron en la preparatoria, con el tiempo llegaron a ser los mejores amigos, eran como hermanos, una unión increíble difícil de romperse, tanto que decidieron entrar juntos al ejército para no separarse pues decían que eran uno solo. Sin embargo, el destino siempre acaba sorprendiéndonos y a Elliot le tenía destinada la muerte en un enfrentamiento en Afganistán.

Anuncios

El motivo de que Berry llegara así al funeral de su mejor amigo, se debía a que, antes de partir a la guerra, ambos juraron volver con vida, entonces decidieron imponer un castigo si alguno de los dos no cumplía con tal promesa; el castigo se trataba de que el que sobreviviera asistiría al funeral del otro con un llamativo vestido color amarillo y medias rosadas. Berry recuerda con gran tristeza que en aquel momento ambos explotaron de risa, jamás imaginó que algún día esa promesa sería cumplida.

A su llegada críticas y burlas le llovieron pero eso no le importó pues él estaba cumpliendo con la promesa que él y su mejor amigo habían hecho. Cuando los padres de Elliot conocieron la historia, no pararon de agradecer a Berry la amistad que había tenido con su hijo y el gran cariño que le seguía teniendo.

Y en medio de tanto dolor, Berry tuvo la fortaleza para cumplir con aquella promesa que habían hecho entre risas. Probablemente desde el cielo, Elliot agradeció el gesto de su mejor amigo con una gran sonrisa en los labios.

Este chico se merece todos los me gustas del mundo por su valor y gran corazón.

Comparte esta historia para reflexionar sobre las promesas y la amistad.

Una conmovedora historia que merece ser compartida ¿no crees? COMPARTE.

Anuncios